Conchas mexicanas

Hoy os presentamos un pan muy curioso de origen mexicano, tuve la oportunidad de probar este verano. Es un pan dulce, pero no es un postre en sí mismo, se degustara como acompañante de platos muy picantes. Pues el pan y el dulce de su interior hacen que el picante no sea tan agresivo en el paladar (o al menos eso es lo que me han dicho donde lo probé, sinceramente yo creo que sé ha quedado conmigo. Pero es de bien nacido ser agradecido y como tal así lo cuento).

Para la masa:

2,5 cucharaditas de levadura.

1/2 taza de agua tibia.conchas mexicanas (pan dulce)

1/2 taza de leche evaporada.

3/8 de taza de azúcar refinada.

1 cucharadita de sal.

1/3 taza de mantequilla o margarina derretida.

1 huevo.

4 tazas de harina.

1/2 cucharadita de canela molida.

Para la cobertura:

2/3 de taza de azúcar refinada.

1/2 taza de mantequilla o margarina.

1 taza de harina.

2 cucharaditas de canela molida.

1 cucharadita de esencia de vainilla.

 

Elaboración:

  1. En un bol grande, disuelve la levadura en el agua. Incorporamos la leche evaporada, azúcar, mantequilla derretida, sal, huevo y la mitad de la harina.
  2. Poco a poco incorpora la harina restante y la canela hasta que se forme una masa. La colocamos sobre la superficie de la mesa levemente enharinada.
  3. Amasamos durante 6 a 8 minutos hasta que este suave y elástica (no debe pegarse a nuestras manos). La colocamos en un bol engrasado de aceite y pintamos la superficie de la masa con un poco de aceite. La masa debe de quedar recubierta de aceite.
  4. La tapamos con un paño húmedo colocada en un lugar templado para fermentar. Aproximadamente 1 hora o hasta que doble su volumen.

Preparamos la cubierta de las conchas:

  1. En un bol batimos la mantequilla (derretida) y el azúcar hasta lograr una crema ligera y esponjosa. Incorpora la harina y sigue batiendo hasta conseguir una consistencia de pata gruesa.
  2. Dividimos la masa resultante en dos partes. Una de la mitad la mezclamos con la esencia de vainilla y la otra con la canela. De esta manera, conseguiremos 2 coberturas con sabores y olores diferentes.

Una vez que ya tenemos la masa y la cobertura terminadas:

  1. Después de que la masa haya doblado su volumen, porcionamos en 12 partes aproximadamente del mismo tamaño. Formamos bolas y las colocamos encima de la plancha de horno engrasada. Es muy importante dejar espacio entre ellas ya que crecerán y podemos tener riesgo de que se junten unas a las otras.
  2. Dividimos cada 1 de las coberturas que tenemos en 6 partes iguales. Las aplastamos y las colocamos sobre cada una de las bolas anteriormente formadas. Con ayuda de un cuchillo (muy afilado) realizamos unos pequeños cortes simulando las conchas de mar.
  3. Tapamos nuevamente con un paño húmedo y dejamos que fermenten por segunda vez hasta que duplique su volumen. Unos 45 minutos.
  4. Precalentamos el horno a 190. Y horneamos unos 20 minutos o hasta que estén ligeramente dorados en su superficie.

Es un plato que realmente requiere de una cierta elaboración pero para nada complicada y lograréis resultado muy vistoso y realmente rico.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s