Desayuno Fit ( Macedonia de Granada, manzana y copos de avena).

Hoy os dejamos una receta muy saludable, que llevamos tiempo haciendo, y os recomendamos para esta época, temporada de granadas.

Tenemos la suerte de haber compartido esta receta con Quique Rodriguez (podeís entrar y ver la entrevista que le hicimos), en el programa de radio en el que colabora. Donde nos presenta desayunos fit, saludables y especialmente indicados para los corredores y personas que tienen un desgaste calórico alto. Aquí os dejamos el enlace al programa, donde a partir del minuto 3:50, encontrareis esta receta.

Esta receta, que es de elaboración propia, combina lo mejor para el frío, por la vitamina C del zumo de naranja; la fuerza y protección que nos dá la miel, con la que endulzamos nuestra macedonia. Es imprescindible para prevenir resfriados. La energía que nos va a aportar los copos de avena, que además nos ayuda a mantener un buen tránsito intestinal y a regenerar la flora de nuestro sistema. Frescura de la menta o hierbabuena, y el crujiente y dulzor de las manzanas.

Vamos un desayuno completísimo y delicioso.

Sigue leyendo

Menestra de Verduras con Huevo Poché al pimentón.

Para esta receta vamos a utilizar verduras frescas, pero puedes realizarla sin ningún problema con verduras en conserva o incluso congeladas. Siempre y cuando sea una menestra de buena calidad, para respetar el sabor al máximo de los vegetales.

Ingredientes:

100 gramos de corazones de alcachofas.
100 gr. de guisantes frescos.
100 gr de zanahoria.
25 gr de puntas de espárrago blanco.
150 gr de judias verdes planas.
25 gr. de champiñones baby.
1 huevo por persona.
aceite de oliva virgen extra.
sal y pimienta.
1 diente de ajo.
1 cebolla de tamaño medio.
Pizca de pimentón de la vera dulce.

Sigue leyendo

Boletus salteados con jamón y huevo poché.

Llego el otoño y con ello una época excepcional para cocinar alimentos de temporada. Y que alimento llega con el otoño: LAS SETAS. Y que mejor receta que usando la reina de las setas en cualquier cocina: Boletus Edilus.

Es muy importante limpiar en condiciones las setas, para ello tenemos que cortar la base con raíz de las setas muy poco, solo lo necesario para poder utilizar el tallo posteriormente. Con ayuda de una puntilla raspamos desde la base del sombrero hasta el final todo el tallo de la seta y así dejarla bien limpia.

Después debemos utilizar la punta del cuchillo para limpiar la parte baja del sombrero de la seta,y así quitar el posible resto de tierra que pueda tener.

Para el sombrero de la seta debemos ser cuidadosos y limpiar con un paño húmedo frotando hacia afuera, pero con delicadeza y listo… Nuestras setas están perfectas para empezar a trabajar con ellas.

Ingredientes:

400 gr de boletus edilus (o setas de temporada si tenemos otra clase).ingredientes

1 cebolla de tamaño medio.

50 gramos de jamón cortado en tiras o dados.

Sal.

Pimienta.

Aceite de oliva virgen extra.

Perejil picado

1 huevo por comensal.

Chorrito de vinagre para hacer el huevo poché.

1 diente de ajo.

Procedimiento:

1. Una vez limpias (como ya te explicamos al principio de la receta), la setas las cortamos en dados pequeños o en láminas. Eso va en gustos de presentación y las reservamos.

2. Picamos la cebolla en brunoise pero no muy pequeña, y la ponemos a pochar junto con el diente de ajo, en un poco de aceite de oliva sobre una sartén o sauté.

3. Cortamos el jamón en tiras o en tacos pequeños para que luego nos encontremos el sabor y sean fáciles de comer.

4. Cuando tengamos la cebolla casi pochada, introducimos en la sartén las setas y subimos el fuego para que se empiecen a saltear. Doraremos durante 3-4 minutos.

salteando setas y cebolla

5. Añadimos en el último minuto el jamón para que nos deje el sabor y probamos el punto de sazón, corregimos sal y pimienta (hay que tener especial cuidado en la elaboraciones que tengan jamón, ya que este suelta mucha sal y puede dejarnos las elaboraciones muy saladas).Reservamos en la propia sartén pero tapado y retirado del fuego.

6. En otro fuego tendremos una cacerola grande bien llena de agua, añade un poco de sal y un chorrito de vinagre. Llevamos a ebullición y cuando empiece a hervir bajamos el fuego al mínimo, pero no lo apagamos.

7. Abrimos el huevo y lo dejamos en una flanera, vaso o recipiente desde el cual vamos a dejar resbalar el huevo al agua de la cacerola. Pero antes el truco: el agua debe estar dando vueltas en la cacerola para lo cual nos ayudamos de una cuchara,dándole vueltas y echamos el huevo, NO SEGUIMOS MOVIENDO; SIMPLEMENTE DEJAMOS EL HUEVO 4 MINUTOS EXACTOS Y SACAMOS DEL AGUA CON AYUDA DE UNA ESPUMADERA Y DEJAMOS SOBRE PAPEL ABSORBENTE PARA ELIMINAR EL EXCESO DE AGUA.

huevo poché

8. Nos disponemos a emplatar, colocando una ración de setas con jamón en el plato, coronando el plato con cuidado colocando sobre las setas el huevo escalfado y decoramos con un poco de perejil picado y un chorrito de aceite de oliva virgen extra y listo.

A disfrutar de nuestro plato que tiene además de muy buena pinta,un sabor otoñal perfecto.

cortando el huevo

Croquetas liquidas de iberico a la ¨carbonara¨.

Hoy os traemos una receta muy curiosa… las famosas croquetas líquidas. Una versión que hemos sacado de jamón ibérico con un toque a la “carbonara”.

El secreto de las croquetas líquidas viene porque su cuajado se hace en frío, por medio de la gelatina neutra. De esa manera se mantienen líquidas al freírlas. ¿Como se hace para que se mantengan líquidas dentro del rebozado?.

Muy sencillo, con un DOBLE REBOZADO en huevo y pan rallado (así conseguimos una capa que recubre nuestra masa y la mantiene líquida en su interior, guardando toda la esencia del sabor a jamón ibérico y el caldo que vayamos a utilizar). Como curiosidad y para darle un crujiente especial a nuestro rebozado podemos mezclar junto al pan rallado un poco de maíz tostado (kikos de toda la vida). Conseguimos un resultado espectacular.

Ingredientes:

50 gr. de Jamón ibérico.
100 gr. de cebolleta fresca.
1 taza de leche entera.
1/2 taza de caldo de carne claro (que no sea muy intenso en sabor).
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
4 láminas de gelatina neutra (cola de pescado).
Pizca de pimienta.
1 yema de huevo.

Procedimiento:

1- Picamos muy finamente (brounoise) la cebolleta y la ponemos a pochar (hasta que este blanda y transparente) a fuego medio-lento en la sartén, con un chorrito de aceite de oliva.

2- Cuando tengamos la cebolleta pochada, picamos muy muy fino el jamón ibérico y con la sartén retirada del fuego lo añadimos para que coja temperatura y vaya soltando el aroma.

3- Añadimos la taza de leche entera, removemos y volvemos a poner al fuego (esta vez a fuego fuerte). Mientras ponemos a rehidratar la gelatina en agua fría.

4 – Cuando empiece a hervir la mezcla de leche, jamón y cebolleta le vamos añadiendo poco a poco el caldo de carne. Hasta encontrar el sabor a nuestro gusto (mejor ir poco a poco, que hechar mucho de golpe y nos que muy fuerte).

Como veréis no se le añadimos sal, porque el jamón le da el punto de salazón perfecto.

5- Retiramos del fuego y le añadimos una pizca de pimienta y la gelatina rehidratada y escurrida (para eliminar el exceso de agua). Removemos para disolverla completamente y colocamos en un molde cuadrado de pequeñas dimensiones para que la mezcla, que es poca cantidad, tenga un grosor y luego podamos cortar los trozos (una vez gelatinizada).

6- Antes de que se enfríe completamente y se nos convierta en gelatina hemos de añadirle la yema de huevo. Esto nos dará el sabor y textura de “carbonara”, también le añade la grasa natural necesaria para que nos de un sabor a croqueta cremosa (aproximadamente a los 10 minutos de estar enfriándose, siempre en líquido así evitamos que se nos cuaje la yema y aporte su textura y sabor).

7- Una vez frías (mínimo 3 horas) procedemos a cortar en dados nuestra masa.

MASA CORTADA

8- Pasamos LOS DADOS POR HARINA, HUEVO BATIDO Y PAN RALLADO (UN REBOZADO CLÁSICO). UNA VEZ REBOZADAS TODAS, VOLVEMOS A PASAR POR HUEVO Y PAN RALLADO UNA SEGUNDA VEZ. MUY IMPORTANTE ES QUE NO AMASEMOS LAS CROQUETAS EN DEMASÍA, PUES LA TEMPERATURA DE NUESTRAS MANOS HARÁ QUE LA MASA COMIENCE A DERRETIRSE. ASÍ PUES ENTRE REBOZADO Y REBOZADO ES CONVENIENTE DEJARLAS ENFRIAR DE NUEVO Y MANEJARLAS CON UN CUCHARÓN O ESPÁTULA PARA EVITAR QUE SE DERRITA LA MASA.

1ER REBOZADO

SEGUNDO REBOZADO

9- Una vez rebozadas por segunda vez, VOLVEMOS A METERLAS EN LA NEVERA PARA SACARLAS JUSTO EN EL MOMENTO EN QUE TENGAMOS EL ACEITE A PUNTO (MUY CALIENTE) Y ASÍ EVITAR QUE SE NOS QUEDEN A TEMPERATURA AMBIENTE SE PUEDAN ABRIR AL FREÍRLAS.

10- Freímos en abundante aceite, y muy importante, EL ACEITE TIENE QUE TENER MUCHA TEMPERATURA. PARA QUE SE DOREN POR FUERA Y NOS DEJE LA MASA DEL INTERIOR LÍQUIDA DE NUEVO.

 

Curiosa receta que de un bocado nos inunda de sabor el paladar y la textura líquida es un puntazo, con el que sorprender en casa.

ABRIENDO CROQUETA

Pollo a la veneciana

Hoy nos trasladamos hasta una de las ciudades más hermosas del mundo, para traeros una receta originaria de Italia. Pollo a la veneciana, que suele acompañarse de arroz pilaf.

Ingredientes para 6 personas:

4 cucharadas de aceite de oliva.

1 pollo entero, de aproximadamente 1,5 kg y cortado en trozos pequeños.

1 cebolla, cortada en brunoise muy fino.

1 rama de apio, cortada igual que la cebolla.

1/2 taza de vino blanco.

3 tomates grandes, pelados, sin semillas y picados.

Orégano seco, sal y pimienta negra.

2 cucharadas de vinagre balsamico

125 gr. de champiñones, cortados en laminas.

Sigue leyendo

Pasta Carbonara

Os vamos a exponer una receta muy sencilla pero que siempre da muy buen resultado pasta carbonara.

En la receta original de la Carbonara no se usa ni crema de leche, nata ni nada parecido; aunque bien es verdad que en España se ha popularizado de esta manera. Nosotros os mostraremos esa receta, queremos recordaros que en la original la grasa de la nata es reemplazada por yema de huevo, pero incluso en esta que os vamos a explicar nosotros le añadimos esa misma yema. Es opción vuestra si queréis añadir nata o no. En la receta original se usa una panceta sin ahumar pero con sabor y en la más popularizada que es la que os vamos a mostrar se ha cambiado por bacon ahumado.

Con estas dos pequeñas reseñas queremos dejar claro que de las dos maneras es una receta deliciosa y aunque el procedimiento es el mismo,esperamos que os animéis y la probéis de ambar maneras.

Ingredientes 4 Personas:

300 gr de pasta fresca (podéis usar seca ya comprada pero os aconsejamos seguir nuestra receta de PASTA)
100 gramos de Bacon ahumado
200 ml de nata
media cebolla de buen tamaño
queso parmesano rallado 50 gr. aprox
2 yemas de huevo (40gr. aprox)
Pizca de pimienta negra molida
opcional:
un chorrito de leche(si fuera necesario por lo espeso que os pueda quedar la salsa)

Procedimiento:

1. Para esta receta usaremos pasta fresca, os recuerdo que podéis ver como se hace haciendo click aqui. Una vez tenemos estirada la masa, echamos un poco de harina sobre ella y la enrollamos sobre si misma. Una vez enrollado procedemos a cortar pequeñas tiras.

2. En una sartén o Sauté pocharemos lentamente la cebolla cortada en brunoise muy finita, hasta que cambie de color
una vez que ha pochado la cebolla añadimos el bacon ahumado y lo freímos hasta que quede oscuro y casi crujiente, moviendo continuamente para que no se nos queme la cebolla y pueda darnos un sabor amargo.

3. Una vez que tengamos la cebolla y el bacon a nuestro gusto, le añadimos la nata y un poco de pimienta negra molida,dejaremos que llegue a levantar (hervir) y retiraremos del fuego.

4. Como vamos a usar pasta fresca y se cuece en 2-3 minutos no se nos va a enfriar.

5. Tras cocer la pasta, escurrimos y es el momento clave, a la sartén que teníamos reservada le añadimos el queso parmesano y removemos,hasta fundirlo e integrarlo en la salsa,y ya tenemos nuestra carbonara casi terminada.
(si vemos que nos queda una salsa demasiado espesa podemos añadir un chorrito de leche para dejarla más líquida ya que la pasta absorbe humedad y nos puede quedar demasiado seco el conjunto)

6. Volcamos nuestra pasta sobre la salsa carbonara que tenemos preparada y removemos. Cuando todo se haya integrado es el momento de la magia de esta receta y es añadirle la yema de huevo, y volver a remover.

Y listo para servir lo más rápido posible,que llegue a la mesa caliente.

Esperamos que os guste esta receta que es muy simple y da un resultado siempre perfecto.

Recordamos: Para la carbonara original simplemente cambiaremos el bacon por tocino o panceta sin ahumar y no le añadimos nata. Con esas dos variaciones el procedimiento es el mismo.

DISFRUTADLA.foto Carbonara

Escandallo de  precios:

Nata 200 ml: 0´50 €
Bacon ahumado: 1 €
Cebolla: 0´05 €
Queso parmesano: 1´19 €
2 huevos (yemas): 0´25 €
Pimienta negra: 0´01 €
Pasta fresca 300 gr: 0´90 € (casera); 1´25 € (pasta seca de alta calidad comprada).
Precio de la receta completa 4 raciones: 3´90 €
Por persona: 0´97€

Escandallo de calorías:

Nata : 450 kcal
Yema de huevo 2 uni=40 gr: 120 kcal
Bacon: 598 kcal
Cebolla: 40 kcal
Queso parmesano: 215 kcal
Total calorías: 1423 kcal
Por persona: 355 kcal.

Alubias de tolosa

Hoy os traemos un plato de cuchara tradicional, contundente y muy sabroso. Nada mejor para este invierno, recién estrenado que unas buenas Alubias de Tolosa.

El secreto para conseguir una receta como ésta reside en dos puntos claves, unas buenas Alubias D.O. Tolosa, legumbre de calidad siempre, y el tiempo.

Es un plato al que lo tenemos que dedicar paciencia, y una media de 3 horas de cocción a fuego medio-lento, para conseguir el punto óptimo de la receta. Así que ya sabéis, buenos ingredientes y paciencia, por lo demás es un plato exquisito y que siempre apetece repetir.

Vais a triunfar seguro.

Ingredientes para 4 personas:

500gr. de Alubias de Tolosa

1 cebolla pequeña

1 pimiento verde pequeño

5 cucharadas de Aceite de oliva virgen

Para el Compango-(acompañamiento):

1 Chorizo fresco

1 morcilla

1 trozo pequeño de tocino

1 trozo de Morcillo o de lomo de cerdo (según tengamos a mano)

Procedimiento:

1. Introducimos las alubias en agua fría la noche anterior para que se hidraten.Tolosa

2. En una cazuela, ya al momento de cocinar, introducimos las alubias CON EL AGUA EN LAS QUE LAS HEMOS MANTENIDO TODA LA NOCHE (esto es importante porque como veréis el agua está de color oscuro, esto le dará un color y sabor muy característico a nuestra receta), y le añadiremos agua hasta cubrir el doble de las legumbres, dos veces su tamaño.

3. Ponemos el fuego al máximo hasta que rompa a hervir, justo en ese momento otro paso muy importante, CORTAREMOS LA COCCIÓN CON UN POCO DE AGUA FRÍA, O UNOS CUBITOS DE HIELO. Este paso es primordial, porque conseguiremos”asustar” la legumbre y evitamos que se rompa la piel con facilidad, y que el interior nos quede mucho más cremoso cuando acabemos.

4. Una vez cortada la cocción, le introducimos la cebolla y el pimiento verde cortado en brunoise muy finito (conseguiremos después de esas 3 horas la verdura se pierda en el caldo, al deshacerse por la cocción, aportando todo el sabor) y ponemos a cocer a fuego bajo alrededor de 2 horas y cuarto, sin remover mucho, simplemente cuando veamos que se va quedando sin agua, le podremos añadir un poco más para que no se nos sequen, pero sólo si es necesario.

5. Transcurridas esas 2 horas y cuarto, introducimos en nuestro guiso: el chorizo, la carne, el tocino y la morcilla, (asegurarse de que la morcilla sea para cocinar y no se nos desmenuce) y continuamos a la misma temperatura hasta las 3 horas, vigilando de vez en cuando por si se nos hacen un poquito antes. Probamos y rectificamos de sal (si fuera necesario), para dejarlo al punto idóneo.

6. Una vez las alubias estén tiernas y cremosas por dentro, sacamos el acompañamiento (compango), lo troceamos y servimos en un plato en la mesa cerca de nuestro guiso, y que cada uno se sirva a su gusto.

Disfrutad esta receta que es espectacularmente buena.

tolosa2

Escandallo de precios:

Alubias de Tolosa 500 GR.: 4€ Alubia D.O. Tolosa Auténtica, hay otras más económicas, pero no son la auténticas, pero pueden darte un buen resultado si son de buena calidad.

Morcilla fresca: 1€

Chorizo Fresco: 0´50€

Trozo de lomo de cerdo para cocinar 200gr: 1´25€

Cebolla pequeña: 0´05€

Pimiento verde pequeño: 0´05€

Tocino fresco: 0´25€

Aceite de Oliva 5 cucharadas: 0´10€

Total de la receta: 7´20€

Por persona: 1´80€

Escandallo de calorias:

Alubias de Tolosa 500 GR.: 1000 kcal.

Morcilla fresca: 780 kcal

Chorizo Fresco: 468 kcal

Trozo de lomo de cerdo para cocinar 200gr: 416 kcal

Cebolla pequeña: 52 Kcal

Pimiento verde pequeño: 12 kcal

Tocino fresco: 100 kcal

Aceite de Oliva 5 cucharadas: 50 kcal

Total de la receta: 2828 kcal

Por persona: 707 kcal

Cortes esenciales de patatas y verduras

Con este post queremos dar a conocer los cortes más comunes y esenciales que todo buen cocinero debe conocer, casi todos los cortes se pueden usar tanto para verduras como para patatas.

Queremos sentar una base para futuras recetas que necesitaran pequeños conocimientos de corte.

cortes de patataJuliana: corte en tiran muy finas, con un grosor aproximado de 1 mm.

Brunoise: después de haber cortado en juliana, se colocan en pequeños montoncitos alineados perfectamente y proceder a dar cortes transversales. Con lo que conseguiremos dados muy pequeños.

Mire-poix:  cortar en dados, como el corte en brunoise pero dichos dados serán más grandes.

Cachelos: Cortes irregulares de las patatas, pero sin llegar a cortar totalmente la patata, sino que esta parta parcialmente por donde ella quiera.

Chip: patatas cortadas en rodajas muy finas (aproximadamente 1mm), lavadas en agua fría. Y se fríen en aceite muy caliente (180ºC) hasta que se doren.

Corte Ana: patatas cortadas en rodajas pero más gruesas que las Chip, alrededor de 3mm.

Panaderas: similares a las anteriores, pero se asan al horno con cebolla cortada en juliana y frita previamente.

Patatas a lo pobre: cortadas en rodajas similares al corte ana, se lavan y fríen en una sartén con cebolla cortada en juliana, frita y blanqueada. No deben dorarse en la totalidad.

Rejilla: Para este tipo de corte es necesario utilizar la “mandolina” por el lado que tiene la cuchilla estriada. La patata pelada se desliza hasta pasar por la cuchilla, formando unos surcos. Se retrocede y se vuelve a pasar, pero habiendo girado la base de la patata un ángulo de 45 grados. Como resultado, a la patata se le habrán formado otros surcos en el sentido del giro y, ambos surcos forman un enrejado.